Facebook lleva tres años sin aplicar una de sus normas de contenido